CULTUREAD





Dulces ensoñaciones

Por



Sueños rotos, producto de un catarro mal curado. Me despierto temprano, a las ocho y media, entre carraspeos de garganta y pañuelos de papel, dejando atrás ensoñaciones tan dulces como el color rosa de aquel pintalabios MAC que siempre me ponía en verano. Definitivamente, no puedo dormir, parece que el día quiere ser aprovechado y no soy quien para contrariarlo. 

De repente, me incorporo. Te busco en la oscuridad y no te encuentro. Alcanzo el teléfono, que está cargando… Ya van dos días sin saber nada ti por las mañanas, me entristezco. Te extraño y no puedo paliar mi insomnio pensando en ti y en cómo te encontrarás, porque tú también estás enfermo. Quizá, y sólo quizá, porque te negaste a renunciar a mis besos. 

Observo la alarma, la puse a las diez y media. Esta ya no tiene ningún sentido, pues cuando me quiero dar cuenta estoy preparando una taza de leche desnatada con Cola Cao light y un sinfín de medicinas. Me doy cuenta de que el Cola Cao ha dejado de serlo. Aunque no puedo dormir, tengo sueño y extraño el café, lástima que decidiera dejarlo por voluntad propia. 

Finalmente, a pesar de que me siento como un ave nocturna afectada por insomnio, ya es de día. El gélido invierno se ha encargado de ello.
Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: