La polémica sobre la adopción gay de Dolce & Gabbana

Por



Los diseñadores Domenico Dolce (Palermo, 1958) y Stefano Gabbana (Milán, 1962), fundadores y dueños de la firma Dolce & Gabbana, han sembrado la polémica a causa de unas declaraciones poco acertadas en relación a la adopción gay

Algunos medios como La Gaceta han llegado a catalogar a los modistos de "homófobos". Sin embargo, la realidad es que muy pocas cabeceras han contado los hechos como realmente sucedieron.

Según explica ELPAIS.COM, todo comenzó durante una larga entrevista que concedieron al semanario italiano 'Panorama', editado por Mondadori, para promocionar su último proyecto, #DGfamily, un mosaico de fotografías que tiene como propósito explicar la evolución de la familia en todo el mundo.

Durante su encuentro con el medio, los modistos decidieron sincerarse por completo sobre la historia de sus vidas, comenzando por su infancia e incluyendo los acontecimientos relativos a su romance y posterior separación.

La entrevista fluyó hasta que llegó la pregunta incómoda: "¿Querríais ser padres?". La respuesta de Stefano Gabbana fue afirmativa. Sin embargo, la de Domenico Dolce fue negativa: “soy gay, no puedo tener un hijo. Creo que no se puede tener todo en la vida. Y es incluso bonito privarse de algo. La vida tiene un recorrido natural y hay cosas que no deben ser modificadas. Y una de ellas es la familia”.

Esta respuesta supuso un punto de no retorno que acabó con unas cuantas barbaridades en boca del diseñador como "la única familia es la tradicional" o "no hay vuelta de hoja; naces y hay un padre y una madre o, al menos, debería ser así".


Captura de pantalla de la portada del nuevo proyecto de la firma


Su posición quedó muy clara: "nosotros, siendo pareja gay, decimos no a las adopciones gays. Basta de hijos de la química y úteros en alquiler. Los hijos deben tener un padre y una madre".

Domenico Dolce incluso llegó a afirmar que él, como siciliano que es, creció en "una familia tradicional de madre, padre y niños". Aseguró que es "muy consciente del hecho de que hay otros tipos de familias igual de legítimas" que la que él ha conocido y explicó que, en su experiencia personal, "la familia tiene una configuración diferente. Ese es el lugar en el que aprendí los valores de amor y familia. Esta es la realidad en la que yo crecí, pero eso no implica que no entienda otras diferentes. Estaba hablando desde mi visión personal, sin juzgar las opciones y decisiones de otras personas".

Como no podía ser de otro modo, las sinceras palabras del diseñador no tardaron en herir la sensibilidad de muchos. El primero en reaccionar fue Elton John, quien, a través de su cuenta de Instagram, no dudó en responder a los polémicos comentarios:

"¿¡Cómo os atrevéis a llamar sintéticos a mis preciosos hijos!? Os tendría que dar vergüenza haber apuntado con vuestros dedos prejuiciosos a la fecundación in vitro, que ha permitido a legiones de personas que aman, heterosexuales o gays, cumplir su sueño de ser padres".

Del mismo modo, el músico británico acusó a los diseñadores y a su moda de "arcaicos":

"Porque vuestra moda está tan lejos de los tiempos actuales como vuestro pensamiento arcaico", concluyó. 

El resto de reacciones vinieron de la mano de un hastag, #BoycottDolceGabbana, a través del cual se expresaron bastantes caras conocidas como Courtney Love, Ricky Martin o Victoria Beckham.




La artista y actriz Courtney Love incluso se aseguró de recuperar una antigua portada de la revista Vanity Fair (de hace diez años, concretamente), protagonizada por los diseñadores italianos en la que posaban con niños bajo el titular "El deseo de ser padres", lo que desmonta las declaraciones de Domenico Dolce en relación a su comprensión de la familia en base a su experiencia tradicional personal.




Lo cierto es que estas declaraciones resultan, cuanto menos, sorprendentes. Sobre todo teniendo en cuenta que, hace menos de un mes, los diseñadores presentaron su colección otoño - invierno 2015/2016 mediante el desfile 'Viva la Mamma', un espectáculo homenaje a la "mamma" italiana de los años 60, en el que no faltaron embarazadas, bebés y niños. Tampoco la palabra "mamma" en letras bien grandes decorando la pasarela.

La realidad es que el show en cuestión, si bien no tiene porqué chocar con las declaraciones de Dolce en 'Panorama', hacen preguntarse a la sociedad por qué motivos una pareja gay niega el derecho de ser padres a un colectivo (y a sí mismos), sobre todo cuando considera tan importante la maternidad.


Imagen del desfile 'Viva la Mamma'


Asimismo, parece difícil de comprender por qué dos hombres hechos a sí mismos (recordemos que Domenico Dolce cosía pantalones en la sastrería de su padre a los siete años y que Stefano Gabbana limpiaba baños para ayudar a su madre, que era portera), quienes seguro han tenido que sufrir en sus propias carnes los prejuicios ajenos, pueden dejarse llevar por los suyos en este punto de sus vidas. Personalmente, me resulta inconcebible suscribir la opinión de Domenico Dolce.


UN INTENTO DE ENMENDAR SU ERROR

Finalmente, después de que la polémica alcanzase su punto álgido (como la campaña #BoycottDolceGabbana o la dimisión de Giuliano Federico, el director de Swide, la revista corporativa de la firma, los diseñadores decidieron poner remedio e intentar enmendar su error.

En primer lugar, iniciaron su propia campaña de autopromoción en Instagram, subiendo más de 30 imágenes que mostraban personas mostrando su apoyo, entre otros.

Finalmente, dado que su campaña no parecía suficiente, como medida de urgencia, los modistos concedieron una nueva entrevista, en este caso a la CNN, en la que intentaron aclarar sus palabras y, quizá, solo quizá, retractarse. Durante la misma, aseguraron lo siguiente:

"Adoramos a las parejas gays. Somos gays. Adoramos la adopción gay. Adoramos todo. Es una expresión de un punto de vista personal y privado".

Para concluir, no puedo decir otra cosa que "la que has liao' pollito, la que has liao'". 
Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: