Estela García: "El maquillaje no tiene reglas"

Por



Estela García es la maquilladora oficial de la firma de Kevyn Aucoin. Tuve el placer de conocerla en el marco de la primera edición del evento ‘Meet Me Beauty & Make Up’ (#MeetMeBeauty), que se celebró en Madrid el pasado sábado 18 de abril. 

No era la primera vez que había oído hablar de ella. Mis conocidas más cercanas al mundillo ya me habían anticipado que es una profesional excelente con una forma de trabajar impecable. La he visto maquillar y puedo asegurar que no se equivocaban. 

Sin embargo, lo que no me esperaba era que fuese como es, un terremoto que arrasa por donde pasa. Es una mujer guapa, abierta de mente, positiva donde las haya, simpática y una excelente comunicadora. 


La primavera ya ha llegado y el verano está a la vuelta de la esquina. La pregunta es casi obligada: ¿qué tendencias van a pisar fuerte esta temporada?

Lo que más se ha llevado en años anteriores han sido looks con pieles muy mates y muy apagadas. Pero esta temporada va a haber un cambio en la forma de trabajar la piel: vamos a pasar a looks mucho más glows, con pieles mucho más jugosas, jóvenes, sanas y luminosas.

En cuanto al color, va a haber una explosión, tanto en lo que a labios como a mejillas se refiere. Sobre todo, vamos a ver tonos pastel, como melocotones o rosas, en su versión más suave. Además, los estilismos van a ser naturales. Es una tendencia que viene pisando fuerte desde hace unos años. Nuestra forma de comprender la belleza está cambiando y ya no queremos lo artificial.


El tema de la naturalidad me lleva a pensar directamente en las cejas de Cara Delevingne. Ahora todas queremos las cejas gruesas.

Yo, que soy de ceja ancha y muy espesa, me posiciono a favor de esta tendencia. Creo que aportan juventud.

Durante muchos años, hemos optado por una ceja muy fina y delineada. Hemos quitado mucho vello y eso, definitivamente, resta naturalidad a la imagen. Las cejas anchas y pobladas dan frescura.


Entonces, mejor no te pregunto por la tendencia propuesta por la maquilladora británica Pat McGrath en el último desfile de Givenchy, las ‘Bleached eyebrows’, o lo que es lo mismo, llevar las cejas teñidas de blanco.

Creo que para pasarela está muy chulo; es un golpe de efecto bastante notable pero, para el día a día, no me gusta. Una ceja enmarca la mirada, de modo que si está teñida o maquillada de blanco, se vuelve invisible, lo que hace desaparecer la expresión del rostro.


Otra de las tendencias de maquillaje que estoy viendo es el uso generalizado de la técnica del ‘Contouring’.

El contorneo es la base del maquillaje. Todo maquillador lo sabe, en las academias nos lo enseñan así. De hecho, nos lo enseñan con tres colores y no con dos: con uno más oscuro, que sirve para crear profundidad; con uno más claro, que sirve para aportar volumen al rostro y, por último, con uno medio.

Creo que es una técnica maravillosa y me encanta, pero debo reconocer que el resultado es el de un maquillaje demasiado evidente. Es muy adecuado para sesiones de fotos o para novias. También ayuda mucho para corregir, por ejemplo, rostros redondos, narices anchas, estrechas o largas… Pero hay que buscar un resultado equilibrado, que todo esté en su justa medida. 


Esta técnica suele ir acompañada de la esponja Beautyblender®.

La tengo, la uso y me encanta. 




¿Brocha o esponja?

Depende del producto y del día. Estoy a favor de ambas: es lo bonito del maquillaje, investigar y probar. Lo mismo aplico a aquella dicotomía clásica de marcar ojos o labios. Se puede marcar todo y no pasa nada, lo importante es sentirse bien y a gusto con nosotras mismas.

Cuando me siento más rockera o más guerrera quiero lucir un maquillaje más agresivo. Entonces, marco las dos cosas y evito abusar del colorete. Otros días me siento más lady o romántica y marco un poquito el ojo y poco el labio. No obstante, quiero que quede muy claro que en el maquillaje no hay reglas. Sirve para cambiar un poquito cómo nos vemos y para mejorar las cosas que no nos gustan. De verdad, no hay reglas, lo importante es que uno se sienta satisfecho consigo mismo.


Durante tu clase magistral has trabajado la base de la modelo con un maquillaje en crema. ¿Por qué tipo de make up te decantas más? ¿Base en crema, fluido o polvos?

Siempre fluido, queda más natural. No obstante, suelo tener en cuenta si la piel es grasa o acneica. En ese caso, utilizo una base en polvo para matizarla y evitar que salgan brillos. Por otra parte, las pieles grasas expulsan los productos líquidos. Sin embargo, con las pieles secas ocurre justo lo contrario, el maquillaje fluido les beneficia.


¿Y qué me dices de bases de maquillaje más ligeras y de las BB Creams?

Son favorecedoras para el día a día. También son muy practicas, ya que modulando la cantidad pueden ser mucho más cubrientes de lo que parece. Utilizando un poco más de producto, puedo esconder más las imperfecciones y ofrecer una imagen mucho más cuidada para ciertos eventos, como una entrevista de trabajo o una fiesta por la noche. 


Pensándolo bien, es una buena forma de ahorrar.

Definitivamente. Gastamos mucho dinero en productos de todo tipo y no es necesario. Yo utilizo la base ‘Liquid Foundation’ de Kevyn Aucoin. Es muy cubriente, pero se puede convertir en una base ligera. ¿Cómo? Mezclándola con una crema hidratante o con un primer (pre base).


El tema de la pigmentación me suscita una nueva pregunta. Como profesional, ¿estás a favor de los cosméticos que pigmentan mucho o, por el contrario, de los que pigmentan poco?

De los que pigmentan mucho.

Es casi imposible intensificar el color de un producto con poca pigmentación. De hecho, solo se puede aplicando antes un producto graso de la misma tonalidad que vayamos a usar, para que aporte intensidad y funcione como pre-base. Además, esta técnica también es muy útil para conservar el maquillaje intacto durante muchas horas.

Sin embargo, rebajar la intensidad de un producto con mucha pigmentación sí que se puede y es muy fácil, solo hay que tener un poquito de cuidado.


¿Y qué papel juegan las herramientas al modular la pigmentación de un producto?

Las herramientas adecuadas y la técnica son imprescindibles para obtener los resultados que buscamos, ya que no siempre buscamos el mismo efecto en un maquillaje.

Por ejemplo, los pinceles naturales de pelo blanco retienen mucho más producto que los naturales de pelo negro o que los sintéticos.


La experiencia me dice que los labiales con alta pigmentación resecan los labios.

Creo que depende de la firma. Los labiales de Kevyn Aucoin nunca resecan, ni siquiera los productos más mates, que son de larga duración. Además, existen pre bases específicas para esta zona que cuidan de la piel de los labios, que es muy delicada y muy finita. 


Hablar de labiales me hace pensar inevitablemente en el Marsala, el Pantone del año 2015. Y aplicar los labiales de este color es realmente complicado…
¿Cómo hacerlo para no meter la pata?

En este caso, es especialmente importante el uso de un primer. Después, es posible aplicar polvos sueltos encima del labio para que el producto encaje mejor y aguante más.

Incluso, recomendaría aplicar los polvos poniendo un pañuelo de papel sobre el labio para aplicar después el polvo con una brocha. La idea es que los poros del tissue actúen como filtro y el resultado no sea tan evidente.

Tras este paso, importante, el delineado. Siempre que se va a maquillar con tonos oscuros es necesario delinear con un lápiz labial, pues este contorno es la barrera que impide que se transfiera el labial a las pequeñas arrugas que podamos tener.

Además, hay que hacerlo de forma simétrica, ya que una simetría mal dibujada puede arruinar una boca bonita.

Por último, se termina aplicando el labial.




Seguro que las lectoras están muy interesadas en saber cómo se desmaquilla una profesional como Estela García. ¿Cuál es tu rutina?

El maquillaje es un arte, un trabajo que requiere unas herramientas. Y en lo que se refiere a la eliminación del maquillaje, las herramientas son los desmaquillantes. Los hay de tres tipos: para ojos, para labios y para ambos.

Y yo siempre aconsejo seguir este truco: empapar el algodón o el disco en el producto y presionar sobre la piel durante unos segundos antes de arrastrar. Si arrastras directamente, los restos van a quedar ahí, es un error que yo misma cometía antes de meterme en este mundo.

Este proceso también sirve para eliminar productos waterproof, como los de Kevyn Aucoin, o para eliminar labios rojos y miradas ahumadas. Aunque, en el caso de los smoky eyes, suele ser necesario repetir la operación varias veces.


¿Y para la piel? 

The Cleanser, de la firma Eve Lom. También hay una versión más económica de este producto de Zorgan. La primera vez que lo utilicé, me sorprendí mucho, ya que realmente arrastraba todo el maquillaje. Es como una especie de manteca con aceites vegetales que se aplica directamente sobre el maquillaje con la mano y a circulitos. 


¿Y cómo se retira esa manteca? ¿Con discos desmaquillantes?

No, con una muselina que viene incluida en el paquete. Sirve para retirar el make up una vez aplicado el producto y, de paso, llevar a cabo una exfoliación de las pieles muertas.

Evidentemente, luego hay que limpiar la muselina, pero es muy fácil: solo hay que aclararla bajo el agua templada y desaparecen hasta los restos más resistentes, como los de máscara de pestañas waterproof


¿Y después, utilizas tónico e hidratante?

Lo cierto es que el producto es tan efectivo que siento que mi piel no necesita ningún cuidado más, pues queda totalmente limpia e hidratada. No obstante, no puedo pasar sin tonificar e hidratar con mis productos habituales. 


¿Siempre te desmaquillas así?

No, a veces también me gusta practicar la rutina clásica: desmaquillante de ojos y labios durante unos diez segundos, repitiendo el proceso si es necesario, y luego un jabón.


Creo que acabar hablando sobre la rutina para desmaquillar el rostro era la mejor forma de ponerle punto y final a esta entrevista. Después, Estela tuvo que volver rápidamente al stand de Kevyn Aucoin en #MeetMeBeauty pues, como representante de la firma, debía atender y asesorar a las asistentes. 

La jornada fue muy intensa para ella y, por eso, lo mínimo es agradecerle su atención y tantos minutos de su tiempo. Gracias por todo, Estela.
Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: