Crónica de Expomanga 2015: el punto de vista de una novata sobre la cultura otaku

Por



El pasado domingo, tras tres intensas jornadas, la decimocuarta edición del Salón del Manga y la Cultura Oriental de Madrid llegó a su fin. El evento, que se celebró en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo, cerró sus puertas con 46.213 visitantes a sus espaldas, la cifra más alta de su historia. 

Seguro que te estás preguntando qué hacía yo, que tiendo al cómic americano, en el paraíso del manganime. Pues bien, debo confesar que, a pesar de los pesares, soy muy fan de 'Nana' (2007), el anime creado por la mangaka Ai Yazawa, y pertenezco a la generación de niñas de los noventa que veían 'Sailor Moon' (1992) y 'La familia crece' (1994) después del cole. 

La cuestión es que hice acto de presencia el domingo, día de cierre, y para poder entrar tuve que pagar 6 euros, lo que, dicho sea de paso, está muy bien para pasar un día diferente y conocer la cultura otaku (persona con aficiones obsesivas, según me ha chivado Google). 



COSPLAYS POR TODAS PARTES 

Lo primero que encontré al cruzar el umbral de la puerta fueron cosplays por todas partes. Valga como ejemplo esta foto de una pareja que me dejó asombrada con sus recreaciones de Angewomon y Angemon de la serie 'Digimon Adventure' (1999).





ABRAZOS GRATIS 

Después me topé con algo que me dejó, como poco, perpleja. Se trataba de visitantes que portaban carteles de "besos y abrazos gratis". Lo curioso es que sí, los besos y los abrazos eran gratis, pero no se los daban a cualquiera: el besador o abrazor de turno seleccionaba cuidadosamente a sus victimas. Intuyo que en estas convenciones hay mucho más ligoteo del que parece. 



ZONA GAMER

Pero bueno, a otra cosa, mariposa. Después de asombrarme observando el trabajo artístico de los cosplayers (no te vayas a creer que todo se consigue a base de talonario, que no), sigo andando y me percato de que la primera planta del pabellón es algo así como los Campos Elíseos para un gamer.

En concreto, había torneos como el New Reto 3DS de Nintendo, y stands variados, como el de Bandai Namco, en el que te recibían Jin Kazama y su padre, Kazuya Mishima, los dos míticos personajes del videojuego 'Tekken' (1995 - 2014), a tamaño real. Vamos, un lugar ideal para echar la tarde partiéndote la cara con los colegas :D





EXPOSICIONES

Por otra parte, además de la zona consolera, en la parte de arriba también había una exposición llamada 'Japón: 70 años de progreso y paz'. Se trataba de un espacio enfocado a que, tanto autores de cómic e ilustradores de renombre como dibujantes aficionados, expusiesen creaciones en las que reflejasen la idea de que Japón ha contribuido a alcanzar el progreso y la paz durante las últimas siete décadas.

Los dibujos en su mayoría eran preciosas muñecas manga con orejas de gato en colores pastel. De hecho, eran tan bonitas que no pude evitar hacerme una foto con una de ellas y aquí estoy diciéndote holi:





MERCHAN Y CÓMICS POR DOQUIER

Al bajar las escaleras, el visitante se encontraba con la zona más comercial, que contaba con stands de todo tipo, desde merchandising hasta cómics (sobre todo de lo primero). No pude evitar reparar en la presencia de merchan de personajes ajenos al manganime, como Finn, Jake o la Princesa Chicle de 'Hora de Aventuras' (2010) o Darth Vader o R2-D2 de la franquicia 'Star Wars' (1977 - 2005). Esto me hace pensar que la barrera que separa una Expomanga de una Expocómic es muy delgada.





COMBATES DE SUMO Y MUCHO MÁS

Pero no solo de ventas vive una feria. La planta inferior también contaba con zona de restauración, con otra exposición de dibujo ('Kenneos Art Works'), con un enorme escenario en el que se simulaban peleas de sumo y con una carpa hinchable preparada para combates con arco y flechas de juguete





EL VEREDICTO: VOLVERÉ

Lo cierto es que la última edición de Expocómic -y primera para mí- palidece bastante en comparación con este evento.  En definitiva, que me lo pasé genial y repetiré sin duda :P

PD: Ten piedad si he metido la pata al hablar sobre cualquier cosa, que, como ya he aclarado, ¡soy Padawan en esto de la cultura otaku!


Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: