El layering, la rutina de belleza coreana

Por



Hace unos meses asistí al evento 'Meet Me Beauty & Make Up’, un encuentro con talleres y clases magistrales para beauty vbloggers y amantes del mundo de la belleza. 

Uno de los workshops que más me gustó fue el de Laura, la beauty coach de Skin79 sobre el layering, el tratamiento facial de belleza coreano adaptado a las necesidades de la mujer española. Me pareció una rutina eficaz y digna de ser contada y por eso hoy escribo este post. 



DIFERENCIAS ENTRE LA PIEL ORIENTAL Y LA OCCIDENTAL

Antes de embarcarte en la definición y pasos del layering, es necesario que tengas presente que, por cuestiones genéticas, la piel oriental es muy distinta a la occidental. La de las coreanas es fina, grasa, resistente y con el poro más dilatado, mientras que la de las españolas es gruesa y débil.

Esto quiere decir que por mucho que nos esforcemos y por muchos productos que utilicemos, nuestra piel nunca quedará igual que la suya. También que ellas necesitan utilizar la friolera de dieciséis capas de producto y nosotros tan solo siete.



¿COSMÉTICA COREANA, SÍ O NO?

Los cosméticos coreanos son válidos para nuestra piel pero debemos seleccionarlos cuidadosamente. No todos los productos sirven para todas las pieles.





ESQUEMA 

El layering cuenta con dos fases; una de purificación y otra de hidratación. El esquema es el siguiente:

Fase de purificación:

1. Limpieza.
       A. Limpieza unitaria.
       B. Desmaquillaje + limpieza doble.
2. Exfoliación o peeling.
3. Mascarilla.

Fase de hidratación: 

4. Tónico.
5. Contorno de ojos.
6. Sérum o tratamiento intensivo.
7. Crema hidratante.





CÓMO Y CUÁNDO PRACTICARLO

Requiere de unos veinte minutos al día, preferentemente por la mañana.



LIMPIEZA

Sirve para conseguir una piel sana que respire y para acabar con las impurezas (granitos, barros, puntos negros, residuos de la contaminación...).

La unitaria se hace por la mañana con productos o jabones limpiadores. Para escogerlos, debes tener en cuenta si tu piel es normal (mejor un producto suave, de fórmula cremosa), grasa (utiliza un limpiador en espuma), seca (apuesta por productos hidratantes, que no grasos) o mixta (un limpiador en espuma o en gel que no reseque).

En cuanto a la doble, se hace por la noche. Primero, hay que desmaquillar el rostro con algún producto basado en aceites vegetales o agua micelar. Después, hay que hacer una segunda limpieza, idéntica a la de la mañana.





EXFOLIACIÓN O PEELING

Se puede practicar una o dos veces por semana y puede ser:

Mecánica: se hace con las manos, aplicando un producto exfoliante granulado que rasca la piel.

Química: se utiliza un producto muy parecido a una mascarilla cuya función es adherirse a las células muertas y retirarlas después.

Enzimática: se humedece la piel, se aplica el activo de enzimas y después se aclara arrastrando las células muertas de las vivas por disgregación.

Gommage: su composición incluye ceras y gomas que se adhieren a la piel y luego se eliminan por arrastre. Al eliminarlas se convierten en bolitas muy parecidas a las que hace una goma de borrar eliminando lápiz sobre papel.



MASCARILLA

Se aplica una o dos veces por semana, justo después del peeling. Puede ser:

Tradicional: el producto se aplica sobre la piel hasta que se endurece y después se retira. 

Mask sheet o caretas de algodón: caretas que llevan el componente impregnado y se colocan sobre el rostro.

Sleeping mask o mascarillas nocturnas: el concepto es parecido al de una crema de noche. Se aplican antes de meterse en la cama y se aclaran al día siguiente.





TÓNICO

Se aplica por la mañana y por la noche. Su función es cerrar los poros y devolver el equilibrio natural a la piel, que después de haber recibido tantos productos puede estar alterada.



CONTORNO DE OJOS

Debe aplicarse justo después del tónico, por la mañana y por la noche. Como la piel de esta zona es mucho más fina y delicada que la del resto del rostro, necesita un producto específico. Su función es evitar bolsas y arrugas.





SÉRUM

Se trata de un producto muy concentrado. Se usa a modo de tratamiento intensivo y debe potenciar el tratamiento que más necesite tu piel. Los hay hidratantes, antimanchas, iluminadores y antiedad, entre otros.



CREMA HIDRATANTE

Se aplica todos los días por la mañana (crema de día, más ligera y con protección solar) y por la noche (crema de noche, más densa para ayudar a la regeneración celular). Tiene dos funciones, hidratar —aportar agua a la piel— y humectar —retener este agua—.

Y así, con la crema hidratante, finaliza esta rutina, que es larga y bastante chocante con nuestros hábitos y con nuestro concepto de belleza (capas y capas de base para ocultar impurezas frente a una piel sana y con un make up más ligero). Sin embargo, estoy segura de que si quieres, podrás convertirla en un hábito. 



BIBLIOGRAFÍA

Taller sobre el layering de Skin79 en el evento 'Meet Me Beauty & Make Up’. Impartido por Laura, beauty coach de la firma, el 18 de abril de 2015 en Madrid.

Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: