CULTUREAD





Bárbara Black estrena disco y carrera en solitario

Por

Bárbara Black es cantante, profesora de canto y locutora en MariskalRock. En el panorama del rock nacional es conocida, sobre todo, por su trayectoria como vocal junto a su ex-banda, Black Rock, con la que tiene dos discos a sus espaldas. 

Ahora, ha decidido que es el momento de echar a volar por su cuenta y está inmersa en los últimos detalles del lanzamiento de 'Spiritual Rock', su primer disco en solitario, además de en su trabajo en la formación Vintage Jazz-Cabaret. 

El EP verá la luz en apenas un par de semanas y esta es la primera entrevista que Bárbara concede al respecto, por lo que no puedo estarle más agradecida. Sin más dilación, let's rock!! 
 



Acabas de comenzar una nueva etapa musical, qué duda cabe. Quizá la pregunta más necesaria, aunque desagradable, es qué te ha llevado a romper con todo y empezar de nuevo. 

Yo pasé por un momento crítico de salud hace casi dos años a causa de una larga infección. De hecho, el punto tan bueno que alcanzó Black Rock fue a base de mucho estrés y presión, y yo era la persona que más soportaba esa presión. Mi cuerpo lo somatizó y me vi obligada a parar el proyecto, por salud. Necesitaba recuperarme, tranquilamente, sin fecha límite ni ningún estrés externo.

Después de recuperarme y encontrarme mejor a nivel personal, con fuerzas e ilusionada, decidí que era el momento de volver a empezar, con un punto nuevo musical, con nuevas influencias. Creo que he evolucionado o, mejor dicho, madurado, he madurado un poquito (risas) y, bueno, lo podréis ver en los nuevos temas que hemos grabado.


Mientras Bárbara pronuncia sus últimas palabras se esboza una sonrisa en su cara. Se nota que tiene mucha ilusión por todos los proyectos en los que está inmersa. Le pido que me hable de ellos, ya que nadie va a presentar sus proyectos mejor que ella misma.

Pues mira, Vintage Jazz-Cabaret nació a modo terapéutico, para quitarme un poco toda la carga musical del rock que yo tenía en ese momento. El cuerpo me pedía investigar otros géneros que me gustaban y en los que vocalmente no me había desarrollado, como el jazz, el cabaret o el burlesque. Lo hablé con algunos compañeros y amigos y decidimos montar una banda de versiones a modo de trabajo, para tocar en hoteles y bodas.

Yo llevo un bagaje de orquesta, he trabajado en ello mucho tiempo y me apetecía cambiar de aires, por eso el repertorio de este proyecto me permite investigar sobre mí misma. Hacemos temas de Nina Simone, Peggy Lee y de otros grandes del jazz. Parece que está funcionando muy bien porque, además, la estética acompaña al proyecto; los chicos van un poco rollo gángster de época y yo rollo pin - up.

Por un lado, tenemos ese proyecto y por otro, acabamos de terminar el primer EP en solitario de Bárbara Black. Vais a encontrar cinco cortes: un outro y cuatro canciones, que son muy íntimas y comienzan con un rock tal vez comercial, terminando con esa esencia de rock americano que a mí tanto me gusta y tanto me ha influido siempre. El outro cierra el disco de una forma muy interesante.

En cuanto a influencias, en uno de los temas ha participado un grupo de góspel que se llama All4Gospel Choir. También hemos investigado nuevas armonías, hay toques de Alice in Chains e influencia de música más negra, como puede ser Bruno Mars, Adele y luego esa esencia de rollo sureño, como Black Stone Cherry y Alter Bridge. O sea, que hemos hecho una fusión nueva, yo creo que muy fresca y muy interesante.




¿Crees que a tus seguidores les va a gustar?

Yo creo que sí, aunque todavía estamos en la fase del máster y todavía no tengo una visión general de lo que hemos grabado, porque todo lo he escuchado por partes. A día de hoy, estoy muy satisfecha con los músicos que han participado, pues son de una calidad máxima.

En la parte compositiva y de técnica, la verdad es que estoy muy orgullosa de mis compañeros y de la aportación que han hecho. Las letras son nuevos mensajes, nuevas experiencias y creo que va a ser un buen curro, un buen trabajo.


Acabas de decirme que estás muy orgullosa de tus compañeros. Cuéntame quiénes son y qué funciones han desempeñado en la grabación del disco.

Pues el miembro fundamental, el pilar base, ha sido Nitro Destruction, que es el batería.

Nitro ha estado con bandas de la talla de Silver Fist, Clockwork, Infernoise, o Fiebre, entre otras bandas conocidas. A parte de batería, ha sido compositor máximo conmigo en melodías, en ritmos, en estructuras... También ha asumido el papel de productor musical. En cuanto a producir, nos referimos a buscar sonidos, arreglos y se ha implicado al cien por cien. Este disco va a ser tanto suyo, como mío.

Luego, tenemos a Javier Peláez, que ha sido el guitarrista durante mucho tiempo de FreakMind y también se ha implicado a tope con el proyecto, sobre todo en la parte compositiva. Es un tío técnicamente muy bueno y muy creativo.

Por otra parte, ha sido un lujo contar con Gabriel Martínez, que es un pianista excepcional en el panorama del rock, ha estado en Glass Spires, pero es un pianista de clásico y ha hecho arreglos en 'Shiva', la balada que escucharéis en el disco.

En el bajo, hemos contado con Diego Jiménez, que es un bajista y contrabajista que ha tocado con David Bustamante y con Chayanne, ademas de en muchísimas bandas, y ha estado en Telecinco tocando en programas. Es un profesional de los pies a la cabeza, un virtuoso de España al bajo.

En la parte compositiva, también ha intervenido Daniel Garoz, también muy buen compositor a la guitarra, con ese toque macarrístico que a mí me gusta, ese toque americano.

Por otro lado, en los coros está una antigua alumna mía que se llama Esther Mazzadonia. Siempre nos ha gustado como casan las dos voces.

Por último, y espero no dejarme a nadie porque somos un montón, ha intervenido Anti Horrillo, que es productor y ha hecho trabajos muy importantes en el rock de este país, con Leo Jiménez, Supra, Fiebre y otras bandas con muy buen nivel en cuanto a sonido. Se ha implicado a tope y ha ayudado a sacar arreglos.




Antes te he preguntado si creías que el disco iba a gustarle a tus seguidores. Ahora no puedo evitar preguntarte que esperas tú de él.

A día de hoy, en este país, es absurdo esperar algo de la música, excepto satisfacción personal por lo que has hecho. En otro país, sería bien diferente. Que luego te encuentras con que le ha gustado a algún productor extranjero o que tiene una sorprendente acogida y repercusión, eso ya viene de más.

Yo, ahora mismo, lo único que espero es que el EP y los directos que hagamos gusten a todo el equipo. Vamos a grabar tres videoclips, vamos a presentarlos, haremos una presentación para medios a la cual, por supuesto, estás invitada y haremos una presentación del disco con muchos artistas invitados. Me gustaría disfrutar de todos esos eventos.


Sin duda, la actitud de Bárbara Black ante el futuro es envidiable. Le agradezco la invitación anterior mientras me pregunto cuál será su actitud ante el pasado. Le pido que me cuente cómo ha cambiado la Bárbara de quince años que recibió clases de canto por primera vez frente a la Bárbara que ahora mismo tengo delante.

Sobre todo, creo que ha cambiado la ilusión, la ilusión que uno tiene cuando comienza porque es, hasta cierto punto, ignorante de la situación. A pesar de ello, yo siempre lucho por tener ilusión. Por otra parte, ahora me siento más libre en relación a la composición, tengo más facilidad para crear que antes. Es inevitable: vas estudiando tu instrumento, armonía, solfeo, piano, la carrera de Magisterio, la de Musicología... que, por cierto, no me esperaba que me hiciera evolucionar tanto.

Pasar por todo eso te hace ir teniendo una perspectiva más amplia de la música. Vas teniendo más herramientas y experiencias y eso te hace ser más libre y creativo. Yo, ahora mismo, escribo sobre experiencias que me ha traído la música anterior y antes solo podía escribir sobre historias ingenuas.


Imagino que tus influencias también han cambiado desde entonces.

Sí, pero es curioso porque, al final, se termina creando un bucle. Yo empecé muy pequeña escuchando Whitney Houston, Mariah Carey, voces muy despampanantes. Sin embargo, cuando entré al instituto, me junté con los heavys y empecé a escuchar por primera vez Primal Fear, una banda de heavy metal clásico, y llamó mi atención la fusión de una voz sorprendente con una música también sorprendente. Descubrí que te puede llegar tanto la música como la voz. Por eso, di el paso y decidí pasarme del mundo rosa al mundo negro y oscuro del heavy (risas).

La cuestión es que empiezas a escuchar heavy clásico, ochentero, pasas a bandas más actuales y, de repente, llegas al blues, al jazz, al pop como Adele, Bruno Mars, Lady Gaga, porque tienen cosas que dices me cago en la hostia, son la leche: las voces son buenísimas y las estructuras, más de lo mismo. Y, al final, lo que ocurre es que has vuelto al punto de comienzo con el soul o la música negra y terminas pasando por todas las influencias.


Vayamos a lo concreto. Dime tres canciones sin las que Bárbara Black no sería Bárbara Black.

La primera es de la banda Warlock y se llama 'Earthshaker Rock'. Cuando la escuché, me sentí muy identificada con la voz, sobre todo con su intención. La canté millones de veces, tantas que, al final, me di cuenta de que tenía influencias de la propia Doro Pesch.

La segunda es de Mr. Big, pues ha sido una banda clave en mi evolución vocal. Eric Martin es un vocalista excepcional y hay una canción que se llama 'Voodoo Kiss' con la que me sentí muy identificada a nivel vocal, la he cantado muchísimo y me ha dejado mucha huella.

Y la tercera no es de rock, últimamente me influye mucho la última que sacó Bruno Mars con Mark Ronson, 'Uptown Funk'. Me parece un temazo, lo he escuchado mil veces porque a mí me gustan mucho las voces rapeadas, muy rítmicas. Y Bruno Mars tiene eso, tiene melodías, tiene rasgados, tiene flow, tiene todo.


Ahora tres libros sin los que Bárbara Black no sería Bárbara Black.

El primero es una trilogía y son tres tomos: 'Memorias de Idhún', de Laura Gallego. Suena un poco infantil, pero a mí me encanta estar entre dragones y unicornios.  El segundo sería '1984', de George Orwell y el tercero 'Buda: su vida y enseñanzas', de Osho.




Creo que otra de las cosas que definen quién eres es el idioma que utilizas para crear y ejecutar tu música. Junto a tu antigua formación, Black Rock, comenzaste a cantar en español y luego te pasaste al inglés, ¿por qué ese cambio?

En realidad, cuando monté Black Rock, empecé cantando en inglés. El primer tema que compusimos, que no se editó ni se publicó en ningún sitio, se llamó 'No More Fears'. A raíz de ahí, empezaron a entrar músicos, tres amigos y, por votación, se decidió que fuera en español. A mí no me gustó, pero me adapté a la decisión de la mayoría.

No me gustó por varios motivos: el español suena diferente, es menos melódico, las palabras son más largas. Es difícil meter una esdrújula en una letra. Lo puedes hacer, pero sacrificando la melodía muchas veces. En cuanto a fonética, en inglés es mucho más nasal, por eso me gusta más.

Después, en cuanto tuve oportunidad, yo asumí el liderazgo, aunque me costó mucho. A mí me gusta mucho escuchar a la gente y prefiero que las cosas se hagan por votación pero, siendo realistas, Black Rock era mi proyecto, incluso lleva mi apellido, y podía hacer lo que realmente me apeteciera, así que decidí que lo mejor era cantar en inglés. Además, mis compañeros estuvieron de acuerdo con aquella decisión en aquella época.

Y ahora, evidentemente, con mi disco en solitario, va a seguir siendo así, pues el estilo de música en el que yo me muevo suena en inglés. Porque hay otro rock en español que si lo pasas a inglés no suena como tiene que sonar, con esa esencia. Rosendo, cantando en inglés, no va a sonar. Kid Rock en alemán, por ejemplo, tampoco.


Además de cantante eres profe de canto, locutora en MariskalRock y maquilladora especializada en espectáculos y caracterización, ¡un terremoto! ¿Cómo lo haces para compatibilizarlo todo y no morir en el intento?

Muero, muero, ¡muero en el intento! (risas). Bueno, pues procuro organizarme bien. Lamentablemente, te quita las horas de sueño y los ritmos biológicos, pero bueno, cuando haces lo que te gusta es así, tienes que sacrificar cosas.

Yo, ahora mismo, no me puedo quitar nada de eso, porque me gusta todo. Cuando terminé las carreras universitarias comencé a hacer lo de maquillaje para despejarme de los estudios musicales. Después, me formé en caracterización  porque me apasionó y luego surgió lo de Mariskal. Vi que era otra rama musical y vocal y dije ¿por qué no? Siempre empiezas con un poco de miedo, pero si tienes miedo no evolucionas. Hay que echarle valor y aprender de cada experiencia nueva.


¿Qué puedes contarme sobre tu experiencia como profesora de canto?

Esta frase puede sonar a frase hecha, pero es que es verdad. Igual que yo he podido enseñar a los alumnos, los alumnos me han enseñado mucho a mí sobre mí misma, porque empiezas a profundizar más sobre ti misma, empiezas a ver otros tipos de voces diferentes y empiezas a desarrollar una empatía vocal muy grande. Además, es muy satisfactorio ver que hay alumnos que al principio no tenían ni idea y tras años conmigo logran muchas cosas, como actuar en una serie televisiva o presentar un disco.




Como periodista, tenía especial interés en preguntarte por la radio. No me negarás que la radio especializada en rock es un mundo típicamente masculino. ¿Por qué crees que no atrae a las mujeres?

En primer lugar, creo que ha habido muy pocos espacios de rock en la radio española. Tuvimos el Rockservatorio, nos lo quitaron, después vino RockFM y ya está, no tenemos muchas más cadenas grandes, además de MariskalRock, que es la que más repercusión tiene a nivel nacional e internacional.

Encima de que hay pocas cadenas, es verdad, hay muchas menos figuras femeninas, aunque hay algunas como Marta Vázquez en RockFM, que está haciendo una labor muy buena o Judith Mateo, que estuvo antes que yo en Mariskal.

El hecho de que haya tan pocas mujeres en la radio tiene una explicación: toda la gente que se dedica ahora a la radio tiene una edad media de treinta y pico - cuarenta. Su cultura musical bebe de los 90 y entonces el rock no interesaba tanto a las mujeres.

Afortunadamente, eso ahora está cambiando: hay muchas chicas interesadas en bandas como Epica, After Forever, Halestorm o bandas más actuales, como Amaranthe. Son bandas más actuales y jóvenes, que arrastran otro perfil de chica en el rock.


Ahora, de entrevistadora a entrevistadora y encima, rizando el rizo, a entrevistadora que está harta de que la entrevisten, ¿qué pregunta original podría haberte hecho y no te he hecho todavía?

¡Ay, qué difícil! (risas). Yo qué sé... una pregunta que yo hago siempre a mis colegas: si pudieras elegir tener un súper poder, ¿cuál tendrías? Esa sería un pregunta original (risas). Y luego hay otra que también me gusta mucho hacer: si pudieras elegir un atributo animal en tu cuerpo, ¿qué elegirías? ¡Yo es que soy muy friki (risas)!


¡Qué ingeniosas! Me las apunto para mis futuros entrevistados y empiezo por ti, pidiéndote que te contestes a ti misma (risas).

Pues creo que tendría alas de águila, para volar.


¿Y qué súper poder tendrías? 

Si tuviera un súper poder, viajaría en el tiempo e intentaría ir al pasado donde todavía se podía vivir de la música para ser plenamente feliz.


Dada tu respuesta, me resulta inevitable preguntarte por la situación política actual. Las elecciones fueron hace apenas un par de semanas y España está del revés. ¿Cómo crees que la nueva situación afectará a la música?

Tienes razón, está del revés. El Gobierno actual se ha aprovechado de la situación y hoy en día los artistas ven totalmente desmerecido su trabajo. Hemos perdido volumen de conciertos, las ganancias por concierto son menores, el IVA ha subido y es casi imposible ser autónomo siendo profe. A mí, personalmente, me ha afectado mucho, he estado viviendo diez años de la música y ahora mismo me veo obligada a estar trabajando en el aeropuerto, en una tienda. Continúo con algún alumno, pero estoy trabajando en una tienda y no se me caen los anillos. Yo tengo todavía algo de esperanza en que si entra un nuevo partido, favorezca la parte cultural y, por supuesto, otros muchos terrenos como la salud o la educación.



(Actuación de Vintage Jazz Cabaret en Clamores)


¿Qué consejo le darías a alguien que quiera emprender en el mundo de la música y no sepa cómo, dadas las circunstancias?

Ahora mismo no puedes vivir de la música. Con el PP, no puedes. Le diría que tuviese los pies en la tierra y que si quiere intentarlo en serio, que se lo plantee fuera de España. En la mayoría de los países de Europa central tienen muchas más horas lectivas de música en los colegios. Aquí, como mucho, tenemos una o directamente no se imparte la asignatura.


Hemos hablado de tus proyectos futuros, de tu pasado y de tus inquietudes. Creo que hemos pasado un buen rato y solo me queda preguntarte dónde pueden seguirte los lectores de este blog.

Pues pueden seguirme en mi página web (www.barbarablackrock.com), en Facebook (facebook.com/barbarablackoficial), Twitter (@barbarablack85) y YouTube (mssonambula).





Finalmente, terminamos la entrevista, nos hacemos una foto y seguimos charlando off the record. Después de la experiencia, puedo asegurar que Bárbara Black es un encanto.
Sale

4 comentarios:

  1. Me encanta la frescura de la entrevista, a la vez que se ven dos profesionales, cada una en su terreno. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Rosa! Todo el mérito es de Bárbara :)

      Eliminar
  2. Irene, me encanta esta entrevista, es interesante, fluída y transmite mucha comodidad. Sin duda, te has lucido bastante y te animo a que sigas adelante con el blog realizando entrevistas de este calibre, e incluso más! Por cierto! Bárbara un encanto! sin duda, lo comparto contigo. Besitos! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste tanto, Maka :)
      ¡Muchísimas gracias por los ánimos! Y ahora a escuchar a Bárbara, pues estoy convencidísima de que te va a encantar.

      ¡Un abrazo enorme!

      Eliminar