Crónica de Cassandra y Kings of the Beach en El Perro de la Parte de Atrás del Coche

Por



Malasaña es un lugar ideal para recibir a grupos con sonidos alternativos, como Cassandra y Kings Of The Beach, las dos formaciones que tocaron en El Perro de la Parte de Atrás del Coche el pasado sábado 2 de abril. 

No hacía falta tener gafas para ver que el público estaba entregado y sediento de ritmos psicodélicos y blues, sobre todo con el grupo madrileño Cassandra, que la montó parda, tal y como había prometido tan solo unas horas antes en sus redes sociales. 

El setlist elegido por los de la capital fue muy acertado y contenía cortes de sus dos discos, el recién estrenado ‘Mamachamán’ (2016) y el autoproducido ‘La Brecha’ (2015). De hecho, fue tan acertado que los asistentes se marcaron pogos e incluso llegaron a recoger en brazos a Jorge Pérez, el vocal principal de la banda, después de que se tirase al público como si se tratase de una piscina sin fondo. 

Aquella noche también fue testigo del primer jazz de la formación en directo, "Electric Boogaloo", cantado, muy bien cantado, en boca de Nacho Sevillano, el guitarra solista y la segunda voz de la banda.A lo mejor, por eso, “quítate el peto”, en referencia al atuendo de Sevillano, fue la frase más repetida de la noche. Frase que, por cierto, debió de sugestionar al bajista, Carlos Bravos, quien no dudó en descamisarse para lucir palmito y empaparse en agua como toda una estrella del rock.

En definitiva, Cassandra, a pesar de ser una formación joven, ofreció cachondeo, espectáculo, buenos riffs y melodías pegadizas, a la par que dejó ver su faceta más sensible con el tema "Polvo y Llama". Recomiendo seguir sus pasos muy de cerca porque van a arder.




En cuanto a sus compañeros de escenario, Kings of the Beach, realmente demostraron ser, más que los reyes de la playa, los reyes de la jungla gracias a sus gritos desgarradores y a su tema "Jumanji", que hizo al público meterse en la peli de Robin Williams.

Ellos se catalogan como rockeros con tintes de indie, punk y garage y no van mal desencaminados. Lo cierto es que los de Vigo son muy cañeros y tienen influencias de todo lo anterior, pero al a vez son salvajes y a veces recuerdan al hardcore punk más bruto.

Al igual que Cassandra, se trata de una formación joven y gamberra, más si cabe todavía que la anterior, que aún debe pulir ciertos detalles como el sonido y el gran parecido de sus canciones. No obstante, actitud no les falta y el hecho de que canten en inglés es un punto a su favor, sobre todo en relación a la posibilidad de exportar su música.




Crónica originalmente publicada en La Heavy 384
Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: