Lanzamientos musicales | Crítica de Celtibeerian - From Soil to Soul

Por

Folk metal en un formato íntimo, eso es lo que desprende ‘From Soil to Soul’, el primer disco en acústico de la banda. 

Se trata de un redondo nostálgico que versiona seis temas antes grabados en eléctrico con una elegancia tan solo propia de la música celta. 

Si alguna vez has soñado con vivir en La Comarca con los hobbits, este es tu disco. Te trasladará allí, como hizo el conejo con Alicia, haciéndote vivir un mundo de ensoñaciones y fantasías, acompañadas de dulces gaitas, violas y violines como telón de fondo. 

Lo mejor del disco, sin duda, es el instrumental. Es melódico, carismático y destaca por una perfecta ejecución por parte de sus miembros. 

La guinda del pastel son el contraste (y a la vez la armonía, aunque resulte paradójico) que constituyen las voces de sus vocales, Gustavo Infantes y Patricia San Martín, sobre el instrumental. La de él es rota, desgarradora y parece un susurro suave y armonioso. La de ella, dulce y melódica, parece una nana. En el tema “Keltorevolution” juntan su voces sobre un esplendoroso instrumental, a modo de Bella y Bestia, consiguiendo ponerle los pelos como escarpias al que escucha, sacándole toda la nostalgia que lleva dentro.

En el álbum tampoco faltan sonidos más originales, que recuerdan incluso a ritmos orientales como ocurre en el corte “Sacred Wine”, que aportan más magia si cabe al disco.

En definitiva, 'From Soil to Soul' es toda una novedad dada la trayectoria de la banda, que hasta ahora contaba en su haber con ritmos muy duros y propios del metal. Este disco es la analogía perfecta a la genial balada rockera que todos los grupos suelen tener.

Puntuación: 9/10
Sello discográfico: Sobry Music

Crítica originalmente publicada en MariskalRock.com
Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: