Lanzamientos musicales | Crítica de Piel de Serpiente - Todo o nada

Por

'Todo o nada' es un disco a caballo entre el hard rock y el heavy metal que destaca por un instrumental poderoso y una voz caracterizada por agudos clavados e imposibles. 

Cualquier amante del rock que se precie disfrutará de este álbum, que cuenta con todo tipo de guiños, como en el tema “El chaleco de Bon Scott”, y con esto no digo nada y lo digo todo. 

Se trata de un redondo con un encanto muy particular. Tanto es así, que aún no he conseguido sacarle un solo defecto, quizás por lo pegadizo de sus canciones que, por cierto, no pecan de parecerse demasiado entre sí mismas. 

Por su parte, las letras también tienen gran calidad y, al ser encajadas en la interpretación potente y directa de Lufti Salah, constituyen una genialidad. Además, el sonido de este casa a la perfección con el canto femenino de Paloma Grueso, que aporta su chorro de voz dulce y cálido en el corte "El Marqués de Sade".

Ya había destacado la potencia del instrumental, pero cabe reseñar que, además de sonar férreo y sólido, está en absoluta consonancia con la parte vocal, sin pasarla por encima ni palidecer a su lado.

En definitiva, el disco es un cañonazo de ritmos pegadizos disparado por un grupo ya curtido en mil batallas. “Todo o nada” es, hasta la fecha, la guinda del pastel de su trayectoria.

Puntuación: 9/10
Sello discográfico: Autoeditado

Crítica originalmente publicada en La Heavy 382.
Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: