CULTUREAD





Lanzamientos musicales | Crítica de Cachirulos XL - Venimos de las Estrellas

Por

Una intro que desconcierta a la par que contextualiza. Así empieza “Venimos de las Estrellas”, una declaración de intenciones en forma de disco de “rock con pitos y flautas”, tal y como estos maños se definen. 

Lo más destacable de esta banda es su instrumental, que cuenta con diversos instrumentos tradicionales aragoneses como la dulzaina, la gaita aragonesa, la tarota y el whistle. 

Como poco, podría decirse que son originales, un soplo de aire fresco en un género que parece siempre lo mismo, pero que en realidad nunca lo es. Cachirulos XL lo demuestra en este largo álbum de, mucha atención y ojo al dato, 17 temas con una media de cuatro minutos de duración… Si quieres música para rato, aquí la tienes. 

En cuanto al sonido, es dulce y agradable de escuchar. La voz de Scotty, su vocal, siempre acompaña, cantándole a la felicidad con su “vacío y su canción”, desvelando que las apariencias engañan y que una sonrisa puede impedir ver la miseria que en realidad hay detrás, tal y como dice la letra de “Mí vacío y mi canción”. A decir verdad, todas las letras están muy logradas.

En cuanto a los ritmos, hay variedad para todos los gustos y colores. El instrumental de “Ahora que puedes volar” es realmente bonito, al igual que el de “Señor ten piedad”. Pero también hay temas mucho más cañeros como “Ni media luna ni cruz”. Y qué decir de “Ruge, dragón”, un precioso y conmovedor homenaje a su tierra.

En definitiva, Cachirulos XL es una banda que ha sabido reciclar los ritmos más tradicionales acompañándose por instrumentos clásicos, actualizándolos y demostrando que los pitos y las flautas no son vulgares ni manidos, sino un elegante y particular acierto.

Puntuación: 7,5/10
Sello discográfico: Autoeditado

Crítica originalmente publicada en La Heavy 386.
Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: