Crítica de 'Cazafantasmas' (2016) | Las chicas también pueden

Por



El pasado doce de agosto se estrenó en España la película 'Ghostbusters', 'Cazafantasmas' en castellano. Se trata de un remake de la aclamada comedia de 1984 dirigido por Paul Feig. Lo más destacable es que, en esta ocasión, la patrulla se compone de cuatro mujeres. 

El "núcleo duro" del grupo está formado por la física cuántica Erin Gilbert (Kristen Wiig) y su vieja amiga y compañera Abby Yates (Melissa McCarthy). En su juventud, ambas escribieron un libro en el que avalaban la existencia de los fantasmas. Pasados los años, el destino vuelve a unirlas para darles la razón: efectivamente, los espectros existen y se han materializado en Manhattan. 

Acompañadas por la ingeniera Jillian Holtzman (Kate McKinnon) y por la taquillera del Metro Patty Tolan (Leslie Jones), las científicas se embarcan en la aventura de investigar estas apariciones. 

Una vez que las chicas han establecido una oficina para emprender su proyecto, deciden que necesitan contratar a alguien para que haga labores de secretariado. Aquí es donde entra en juego Kevin (Chris Hemsworth), el secretario más guapo y cabeza hueca de toda la ciudad. 




Lo cierto es que Kevin es contratado, básicamente, por guapo. Y esto es mucho más que importante: podría decirse que estamos ante una película que cosifica al hombre en vez de a la mujer y en la que se observa el llamado principio de la Pitufina, pero a la inversa. 

Este termino, The Smurfette Principle en inglés, se acuñó al detectar que la ficción audiovisual tiende a mostrar grupos sociales que solo incluyen una mujer entre muchos hombres, al igual que ocurre en la serie de historietas 'The Smurfs' ('Los Pitufos'), siendo Pitufina la única fémina de la aldea.

En definitiva, los creadores han conseguido darle la vuelta al asunto, al menos en lo relativo a la brecha de género que hay ligada a la ficción audiovisual de nuestros días. Quizá por eso muchos dicen por ahí que esta cinta empodera a la mujer, mientras otros les llevan la contraria alegando que no es un filme eminentemente feminista, ya que es puro entretenimiento veraniego.

En mi opinión, por todo lo antes mencionado, esta película no es precisamente poco subversiva. Sea como sea, esto es positivo y más teniendo en cuenta que el film es realmente divertido, lo que contribuye a normalizar el concepto de heroína. 




Feminismo aparte, hay que decir que el remake cumple con su función a la perfección: entretener a toda la familia con chistes fáciles y conquistar al espectador, usando a Chris Hemsworth como reclamo y punto cómico. Bueno, eso si acaso existe algún punto más cómico que los demás, porque todos los personajes son graciosos a su manera.

Por otra parte, la película está a la altura de las expectativas en cuanto a efectos especiales se refiere, pues el ectoplasma mucoso está logrado y además incluye varios guiños a la saga original.

En definitiva, esta revisión del concepto cazafantasmas es realmente fresca y seguro que encantará al público que decida invertir en ella los 117 minutos que dura el metraje. Yo, personalmente, recomiendo ir a verla y si es el día del espectador, mejor que mejor. Que el horno no está para bollos y el cine está muy caro.






LA POLÉMICA EN TORNO AL CAMBIO DE SEXO DE LOS ROLES PROTAGÓNICOS

Si no lo leo, no lo creo y por ello no podía poner punto y final a esta crítica sin haber abordado el tema. Según asegura lamarea.com, “me han destrozado la infancia” ha sido la frase más repetida en relación a la película. Eso sí, en boca de miles de hombres en torno a los 40 años y a través de sus redes sociales.

Sin embargo, tal y como afirma el medio mencionado más arriba, la polémica no es nueva, sino que se inició hace dos años, cuando el director anunció que iba a rodar con un elenco femenino en los papeles principales. Tras esta declaración, hubo un aluvión de críticas, comentarios sexistas y el tráiler publicado en la cuenta oficial de Sony en Youtube se convirtió en el peor valorado de la plataforma.

A decir verdad, me apena profundamente esta situación, sobre todo en lo relativo a la actriz Leslie Jones. A día de hoy, todavía sufre acoso sexista y racista, y hace unas horas se convirtió en trending topic en Twitter porque se ha visto obligada a cerrar su página web personal a causa de una filtración ilegítima de fotografías íntimas e información personal.  

La única conclusión que se puede sacar de todo esto es que ese empoderamiento femenino que el filme aborda todavía es necesario.
Mucho más necesario de lo que podemos llegar a imaginar.


Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: