CULTUREAD





Crítica de 'Escuadrón Suicida' ('Suicide Squad', 2016) | Todo lo que ya te han contado como nunca te lo han contado

Por



El pasado fin de semana fue el estreno internacional de la película 'Suicide Squad', 'Escuadrón Suicida' en castellano. Se estrenó en España y en 56 países más que esperaban esta producción como agua de mayo, incluyendo Rusia, Corea y Australia. 

El hype estaba por las nubes y la cinta llevaba promocionándose la friolera de dos años. El público respondió como quiso o supo a cada gota de información que se le proporcionó, empezando por el casting de la cinta, siguiendo con la indumentaria de sus personajes y acabando por los trailers oficiales y todo el material audiovisual que Warner ha subido a YouTube

Se decía que la película dirigida por David Ayer iba a ser el mejor estreno de un mes de agosto de todos los tiempos. Lo cierto es que ha sido un taquillazo y ni siquiera las vacaciones han podido ganarle la partida a esta pandilla de locos ya que, durante su primer fin de semana en cines, recaudaron 140 millones de dólares, según asegura el portal Blastingnews



LA HISTORIA 

Si estás leyendo esto es porque, o bien conoces el argumento, o bien estás a punto de ir a ver la película y quieres conocerlo. En cualquiera de los casos nunca está de más hacer un repaso:

La oficial de inteligencia gubernamental Amanda Waller (Viola Davis) tiene una misión arriesgada que cumplir y para ello decide reunir a un grupo de presos, supervillanos muy peligrosos, para que la lleven a cabo.

Los elegidos son Harley Quinn (Margot Robbie), Deadshot (Will Smith), Enchantress (Cara Delevingne) Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje), El Diablo (Jay Hernández), Capitán Boomerang (Jai Courtney) y Slipknot (Adam Beach). Para evitar males mayores, todos ellos están bajo la supervisión del militar Rick Flagg (Joel Kinnaman) y Katana (Karen Fukuhara), la guardaespaldas personal de este.





LAS CRÍTICAS PREVIAS AL ESTRENO

La cartelería de la producción cinematográfica no podía ser más bonita y atrayente, Internet estaba incendiado con "merchan" de la película y los cosplayers que habían dado vida a sus personajes, aún con la cinta por estrenar, se contaban por cientos.

Sin embargo, la otra cara de la moneda es que cuanto más material se destapaba, más detractores surgían. En concreto, la indumentaria de la pareja de bufones en la película fue criticada con fuerza. La propia Margot Robbie se vio obligada a defender el nuevo look de Harley Quinn junto al director de la película, diciendo que su personaje lleva esos pantalones porque son "llamativos y divertidos" y no porque quiera que los chicos "le miren el culo".

Pero seamos claros, en realidad lo que le dolía a todo el mundo es que esta nueva estética está muy alejada del clásico traje de arlequín rojo y negro. La nueva Harley es consciente de que está buena y por eso explota su cuerpo vistiendo como una cheerleader. Y no hay nada de malo en ello.




Por otra parte, también había muchos escépticos con el casting, sobre todo con Jared Leto y Will Smith para los papeles de Joker y Deadshot, respectivamente.

A decir verdad, los dos lo tenían difícil. El primero porque estaba a la sombra de Jack Nicholson y del ya fallecido Heath Ledger, dos actores que dejaron el listón muy pero que muy alto con sus respectivas interpretaciones del famoso villano.

El segundo, porque en el imaginario colectivo Will Smith no encajaba demasiado para interpretar a Floyd Lawton. Quizá porque sus referentes hasta el momento han sido mucho menos carismáticos y más fríos que él. Sirvan como ejemplo el Deadshot de los cómics de los cincuenta, el de la serie de televisión 'Arrow' (2012 - actualidad) o el de la película de animación 'Batman: Assault on Arkham' (2014), en mi opinión la mejor cinta sobre el Escuadrón Suicida hasta la fecha.






¿LA DECEPCIÓN?

A pesar de las expectativas negativas, ambos actores se prepararon a conciencia. De hecho, Jared Leto, que es un actor de método, quiso meterse tanto en el papel que llegó a lanzar un cerdo muerto sobre una mesa del set de rodaje. También le envió algún que otro regalo desagradable más a su compañera de reparto Margot Robbie, quien daba vida a Harley Quinn, su novia en la ficción.

Y llegó el estrenó y la gente no supo qué pensar del tan endiosado payaso del pelo verde porque, a decir verdad, se podía haber grabado el filme entero sin él. El propio actor ha protestado porque le han recortado escenas por doquier, llegando a decir que tenía tantas que hubiera podido grabar una película entera sobre su personaje. Veremos qué ocurre en la versión extendida.

En mi opinión, Jared Leto lo tenía todo: su polémica caracterización le permitía dar una interesante vuelta de tuerca a su Joker y se había preparado adecuadamente. Pero el guion no le favoreció y arruinó su interpretación por completo. Y no hablemos de la voz de doblaje que han elegido en España para él...

En cuanto a Will Smith, ha vuelto a demostrar que es un actor de pies a cabeza, capaz de hacer reír, llorar o disfrutar al público cada vez que le da la gana. A pesar de que inicialmente no encajase demasiado, ha dado vida a un Deadshot con todas las de la ley.



LA CONCLUSIÓN: UNA BUENA PELÍCULA, UNA MALA ADAPTACIÓN

La conclusión es que la película es buena, pero la adaptación no. Es innegable que es una cinta más que aceptable: el argumento es lo suficientemente dinámico como para alimentar una película de acción, la fotografía es buena y la banda sonora es de las que quitan el hipo, pues está llena de temazos, como 'Bohemian Rhapsody', de Queen, versionada por Panic! At The Disco.

En cuanto a la adaptación, deja mucho que desear, salvo excepciones. Una de ellas es Amanda Waller (Viola Davis), que no podría ser más fidedigna a la original. Sin embargo, otros personajes como SlipknotKiller Croc El Diablo, no están casi explotados y pasan sin pena ni gloria por la producción. 





Y qué decir de los platos fuertes... como Harley Quinn. Margot Robbie ha sabido captar muy bien la esencia de la malograda psiquiatra, dando vida a una villana pizpireta y divertida, pero el concepto de relación de amor ideal con su puddin (pastelito en castellano, que no bichito, por cierto) es un fiasco y todos lo sabemos. Harley Quinn en la mayoría de argumentos es una mujer maltratada por el Joker y esta cinta, lejos de condenar su relación, la idealiza. 




En definitiva, se nota que DC Comics aún está madurando su universo cinematográfico y que todavía le queda mucho por pulir. No obstante, debemos relajar las expectativas y comprender que el cine no tiene tantas posibilidades como las viñetas.


Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: