CULTUREAD





Crítica de 'Supergirl', el nuevo fichaje de Antena 3

Por

Supergirl


Por fin, la serie 'Supergirl' (CBS) ha llegado a las pantallas de los españoles. La cadena responsable es Antena 3, pues desde el pasado 21 de julio la emite en su prime time de los jueves, con un doblaje estupendo, dicho sea de paso. 

El serial alzó el vuelo con éxito, alcanzando un 16.1%, 15.2% y 19.4% de share en su primera emisión, según datos de Vertele. La franja horaria elegida por Atresmedia parece una clara demostración de que el grupo ha decidido apostarlo a todo al boom de los superhéroes. Primero, fue 'Arrow', después, 'The Flash' y ahora le toca el turno a la serie protagonizada por Melissa Benoist

Debo confesar que yo ya he visto la serie creada por Greg Berlanti y Allison Adler. Comencé a seguirla el año pasado en versión original, a pocos días de su estreno en la CBS, el 26 de octubre de 2015. Desde el principio me gustó y devoré cada uno de los veinte episodios de 43 minutos pero, como todo en esta vida, nada es perfecto. Veamos pues en qué brilla y en qué flaquea una de las ficciones audiovisuales televisivas más esperadas del verano. 



LA HISTORIA

En primer lugar, por si aún no conoces el marco en el que se desarrolla la historia relativa a la superheroína de DC Comics, aquí va un pequeño resumen. Prometo que no habrá spoilers devastadores. 

Kara Zor-El, a la edad de trece años, es enviada a la Tierra a cuidar de su primo pequeño, Kal-El, poco antes de la destrucción de su planeta natal, Krypton. La mala suerte hace que la onda expansiva golpee su nave y se vea arrastrada a la Zona Fantasma, una dimensión paralela usada a modo de prisión donde los individuos no envejecen y no requieren sustento biológico. Allí queda atrapada durante años, hasta que la nave logra salir de dicha dimensión y llegar a la Tierra, donde es acogida por los Danvers y su primo se ha convertido en Superman.

Con este contexto, nos encontramos a una tímida joven en la veintena dispuesta a pasar desapercibida trabajando como asistente para uno de los peces gordos de la ciudad, la reina de los medios de comunicación Cat Grant (Calista Kay Flockhart).





LOS PROS

El primer y mayor pro de todos es David Harewood interpretando a Hank Henshaw, el director de la agencia gubernamental secreta conocida como DEO y "jefe" de Supergirl. Creo que es, sin duda, el personaje con mayor pegada de la serie.

El segundo pro es que Melissa Benoist ES Supergirl. Pocas veces se tiene la sensación de ver al mismisímo personaje que encarna un actor. A mí me pasa con Angelina Jolie (Maléfica), Robert Downey Jr (Iron Man), Hugh Jackman (Lobezno) y Sarah Jessica Parker (Carrie Bradshaw). Y bueno, ahora también con ella. 

El tercer punto a favor de esta producción es, de nuevo, otro personaje: Calista Kay Flockhart como Cat Grant. Lo primero que pensé al verla fue "Oh my god! ¡Es Ally McBeal!". Ahí estaba, frente a mis ojos, la jefa más esnob y estirada del mundo, Cat Grant, maltratando a su asistente, "Keeerahh" (Kara)... Que levante la mano el primero que no se haya sentido así durante estos últimos años, sobre todo en el caso de los becarios dedicados al mundo de la comunicación, como es mi caso. Menuda dosis de realidad más grande. Para quitarse el sombrero.

Continuando con los puntos fuertes de la serie y dejando a un lado el trabajo actoral, la fotografía es genial y los escenarios también, resultando un conjunto colorido y acertado.





LOS CONTRAS

Ahora le toca el turno a los peros. El primero de ellos es, sin duda, la densidad y lentitud de los primeros capítulos. Y recalco que solo son los primeros porque, un poco antes de la mitad de la temporada, la serie se pone mucho más interesante.

El segundo punto negativo, a mi juicio, es la galería de villanos. No voy a hablar de ellos para no adelantar argumento, pero debo decir que los malos de turno se parecen demasiado a los de Superman. De hecho, mientras veía uno de los episodios hace algún tiempo, en mi cabeza surgió el siguiente titular: "Supergirl o cómo contar la historia de Superman cambiando las mallas por la falda". Entiendo que tengan puntos en común, pero que sus villanos parezcan una adaptación de los del hombre de acero es demasiado.

El último de los peros es James Olsen (Mehcad Brooks). El personaje en el que está basado es llamado por el diminutivo Jimmy y es un chico pequeño y delgadito; nada que ver con el hombre tan condenadamente guapo y grande que han elegido para el papel. Aunque, en cierto modo, tiene sentido que los creadores de la serie hayan querido dar esa vuelta de tuerca, sobre todo teniendo en cuenta que han querido convertir al fotoperiodista en el terror de las nenas.





¿HABRÁ SEGUNDA TEMPORADA?

Ya había mencionado más arriba que los primeros capítulos se hacían lentos. Quizá ese fuera uno de los motivos que hicieron que el show estuviese al borde de la cancelación. Sin embargo, finalmente siguió adelante y ya se ha confirmado que se renovará con todo el elenco, incluyendo novedades, y que habrá una segunda temporada a cargo de la CW. 

De este modo, el serial pasará a compartir universo con sus hermanas mayores, 'Arrow' y 'The Flash', en orden de antigüedad. Es más, en esta primera temporada ya se filmó un buen crossover con Barry Allen, The Flash, interpretado por Grant Gustin, y su universo. Esperemos que haya más y mejores.
Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: