Reseña del cómic 'Starfire: Bienvenida a casa' (2016)

Por



'Starfire Vol. 1: Welcome Home', ('Starfire: Bienvenida a casa', 2016) es un recopilatorio de los seis primeros números de la serie original, 'DC Sneak Peek: Starfire' (2015), editado por ECC Cómics, la editorial de DC Comics en castellano. 

Es obra de los guionistas Amanda Conner y Jimmy Palmiotti (Power Girl, Harley Quinn) y de la extraordinaria ilustradora Emanuela Lupacchino (Harley Quinn). Y recalco el extraordinaria y añado maravillosa porque sus dibujos son preciosos. De hecho, si este cómic me llamó la atención a primera vista fue, precisamente, por la belleza de su portada. 

Si conoces a Starfire, sabrás que la princesa de Tamaran es como una supermodelo de dos metros con la piel naranja. Después de ver estas imágenes, seguramente, estarás de acuerdo conmigo en que Lupacchino ha sabido captar a la perfección la esencia del personaje. Personalmente, yo no podría imaginarme a la superheroína de otra manera. Y eso que la Starfire de la película de animación 'Justice League vs. Teen Titans' ('Liga de la Justicia vs Jóvenes Titanes', 2016), que recomiendo ver encarecidamente, también es preciosa. 

Este Sneak Peek es ideal para introducirse en su historia. En 'Starfire: Bienvenida a casa', se presenta a Koriand'r, la princesa del remoto planeta Tamaran. Para no hacer ningún spoiler sobre el argumento, solo puedo contar lo mismo que expone la sinopsis y algún detalle más:

Kori, tal y como la llaman sus amigos, pasó buena parte de su infancia convertida en esclava de los violentos soldados de la Ciudadela. Después de huir, llegó a la Tierra, donde es conocida como Starfire, la extrovertida superheroína aliada de Capucha Roja (Red Hood) y Arsenal.

En este arco argumental, la tamariana decide que ha llegado el momento de volar en solitario y se asienta en Cayo Hueso, Florida, donde conocerá nuevos amigos y tratará de adaptarse a la convivencia como una terrícola más.

Creo que los lectores del universo DC más colorido disfrutarán mucho del tono divertido y amigable del tomo. Además, encontrarán innumerables guiños a otros personajes de la editorial; algunos más conocidos como Dick Grayson (Robin, Nightwing) y otros menos, como Zatanna o Power Girl.

No obstante, todo el mundo puede divertirse con esta historia, sea fan de la editorial, o no. El guion es bueno; muestra a Starfire en estado puro, sabe mantener la tensión en cuanto a los villanos y juega continuamente con la dulzura y la inocencia de Kori. De hecho, su relativo desconocimiento del idioma la hace si cabe más dulce y ayuda a los guionistas a explotar su sensualidad mediante juegos de palabras.

En mi opinión, el recurso de sexualizar a la tamariana es un arma de doble filo, que satisfacerá a muchos con sus comentarios jocosos y enfadará a otros tantos, quienes lo tacharán de sexista. Sin embargo, yo no descarto que esto sea una crítica social sobre el acoso, pues es evidente que Starfire no es una tía buena inútil, sino una superheroína poderosa y muy capaz, que puede derrotar monstruos antropófagos e incluso tratar de plantar cara al hombre de acero si se lo propusiera. 

En definitiva, una historia interesante, unos dibujos que no son de este mundo, una tinta excelente (Ray McCarthy y Trevor Scott) y un color (HI-FI) más que adecuado a la idiosincrasia del personaje y su contexto.
Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: