Crítica de 'Batman: la broma asesina' (2016) | Cuando las viñetas se vuelven fotogramas

Por



El pasado 17 de septiembre tuvo lugar el Batman Day 2016 y se me ocurrió que escribir una reseña del tomo 'Batman: The Killing Joke' ('Batman: La broma asesina', 1988) era una idea más que excelente para celebrarlo. En la misma, que puedes leer aquí, prometimos también una crítica de la cinta homónima. Como lo prometido es deuda y el mencionado filme me encantó, seré yo quien tenga el honor de contarte mi opinión y algunos datos al respecto. Sin más dilación, ¡empecemos! :D 

'Batman: La broma asesina' es una película de animación basada en la aclamada novela gráfica del mismo nombre, que adapta de forma más o menos libre su argumento. Aunque el cómic fue redactado por el genio Alan Moore, el film cuenta con la pluma del no menos importante Brian Azzarello en el guion. 

Como datos interesantes, cabe destacar que la obra cuenta con algunos actores de la exitosa serie animada de los noventa para dar vida con su voz a los mismos personajes que interpretaron entonces; a saber: Kevin Conroy como Batman, Tara Strong como Batgirl y Mark Hamill como el Joker. Asimismo, el artista Bruce Timm, co-creador de la inolvidable Harley Quinn, también repite como productor, pues fue el autor de dicha serie y de su puño surgieron la mayoría de los diseños que aparecen en ella.

Dejando a un lado los créditos y centrándonos en el contenido de la película, este puede ser dividido en dos partes: prólogo e historia. Durante los primeros minutos de los 76 que tiene el metraje, observamos cómo una rebelde (y preciosamente dibujada) Batgirl lleva a cabo patrullas y hazañas por su cuenta para tratar de ganarse el respeto del Murciélago.




Para evitar spoilers, solo puedo decir que la idea de que exista un prólogo me parece acertada para ayudar a contextualizar a los personajes, sobre todo a quienes no han leído la historieta; pero coincido con la crítica negativa general en que la trama del inicio es, como mínimo, arriesgada y, en mi opinión, innecesaria. Timm, Moore y Azzarello sabían que el giro argumental era controvertido y, cito palabras textuales, "añadieron más controversia". Aunque para los autores "fuese fascinante explorar ese ángulo", creo que el concepto no humaniza a dichos personajes, sino que los desordena.

Por otra parte, una vez dejamos atrás el comienzo y entramos en la materia relacionada con el libro, puedo decir sin miedo que la adaptación es magistral. Podemos ver prácticamente todas las viñetas fotograma a fotograma, con alguna sorpresa de por medio y algún ligero cambio de libreto.




No puedo finalizar la crítica sin hacer una mención especial a la animación y a la música. Su atmósfera, aunque oscura, no está del todo a la par con la mostrada por el cómic, que resulta más cruda e intimidatoria. Los personajes, sin embargo, logran mantener un diseño clásico noventero, teniendo en cuenta que el trazo y las técnicas de dibujo son actuales.

Por su parte, la música resulta sublime, pues envuelve y emociona a la vez que mantiene la tensión cuando resulta pertinente. Por cierto, el redondo de la banda sonora original incluye un corte interpretado por el mismísimo Mark Hamill, ¿te picó la curiosidad? :D




En conclusión: se trata de una magnífica adaptación que encantará tanto a los lectores de cómics como a los que nunca han leído ninguno, pues una buena historia siempre es una buena historia. Recomiendo su visionado no solo por la alta calidad general, sino también por conocer el porqué de la polémica generada en torno al prólogo. ¡Espero comentarios!


Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: