CULTUREAD





Entrevista a JB. Love, el escritor que dio vida a la súper espía Anne Scott

Por



'Las aventuras de Anne Scott' (Romantic Ediciones) es el primer libro de JB. Love. Vio la luz hace apenas unos meses en formato digital y muy pronto será publicado en papel gracias a la buena acogida que ha tenido entre sus lectores. Si ya has leído mi reseña, sabrás que se trata de una novela rosa histórica de espionaje con tintes eróticos. 

Sin embargo, al contrario de lo que pudiese parecer, este escritor no ha decidido encasillarse en el género romántico. JB. Love aún tiene mucho que ofrecer y guarda en su búnker el resto de la artillería pesada, que se manifiesta en géneros tan diversos como el terror, el suspense, la poesía o la literatura infantil. Su aliada es la agencia literaria MJR

En esta entrevista el novelista complutense se somete a mis preguntas para demostrar que está más que preparado para salir al campo de batalla que constituye el mundo editorial. Como dijo Julio César, alea jacta est. 



En primer lugar, me gustaría darte la enhorabuena por el lanzamiento de ‘Las aventuras de Anne Scott’. La publicación de un libro para un escritor novel es un proceso complejo y, normalmente, pasa por mandar muchos manuscritos y recibir respuestas negativas. Me pregunto cómo fue tu experiencia en este sentido y qué sentiste cuando Romantic Ediciones dio luz verde a tu proyecto.

¡Muchas gracias! Lo cierto es que me tomé en serio lo de publicar hace relativamente poco tiempo, apenas dos años. Hasta esa fecha, había escrito mucho porque adoro escribir, pero me conformaba con escribir para mí. Fue a raíz de empezar a publicar en Wattpad y posteriormente en Facebook cuando descubrí que mis historias gustaban a un público cada vez más amplio. Hasta entonces, ni siquiera mi familia sabía que yo escribía, ya que lo hacía como una vía de escape, un viaje a mi interior.

Cuando me decidí a ser escritor publicado barajé todas las alternativas posibles. Pensé en autopublicar, pero era demasiado inexperto en este mundo y decidí que una editorial me daría más proyección y, por supuesto, me aliviaría de un trabajo que desconocía por completo. Pero el mundo editorial ha cambiado mucho en estos años y es muy difícil que confíen en un autor novel. Por suerte, tras una reunión, María Jesús de la agencia literaria MJR me dio la oportunidad de entrar a ser parte de la agencia. 

Cuando Romantic dio luz verde a la novela, supe que había tomado la decisión adecuada con la agencia. Puedo decir que Romantic cuida mucho de los escritores, que me han respondido a todas mis dudas y han cuidado mucho la corrección y la portada. Es muy difícil que una editorial apueste por un escritor novel y me sentí lleno de alegría cuando me lo comunicaron. No creo que pueda describirlo con palabras, pero fue cuando entendí que realmente valía como escritor.





Tanto la portada como el nombre de la editorial dejan claro que 'Las aventuras de Anne Scott' pertenece al género romántico. Sin embargo, a simple vista, es imposible imaginar que también es una novela histórica de espionaje. ¿Por qué has escogido estos géneros para darte a conocer cómo escritor?

'Las aventuras de Anne Scott' esconde muchas cosas (risas). Realmente, cuando comencé a escribir esta historia, me venían a la mente las antiguas portadas pulp de los años cincuenta. Novelas de detectives y espías con connotaciones eróticas. Lo cierto es que, cuando empecé a escribir, aún no sabía qué suerte de dichas o desdichas caerían sobre el cuello de Anne Scott, ni si iba a encajar mejor en un género o en otro. No me preocupé por eso. Tan solo escribía, sin más. 

Creo que, hasta que no acabé el último capítulo y puse el "FIN", no me paré a pensar en ello. Cuento la vida de una muchacha normal que va descubriendo quién es y que, al principio, tiene un propósito: salir del pueblo donde fue abandonada. Sus romances iniciales con esos tintes eróticos que comentas, el triángulo amoroso en el que se ve envuelta y la forma en la que llega a enamorarse es lo que define su personalidad y su afán de superación; el paso de una chica huérfana que vive en un pueblo a lo que llega a ser finalmente. La vida de Anne, su desconfianza por el amor, su sentimiento de culpa y su decisión de querer ser espía hacían necesario contar con detalles sus inicios. No deja de ser el primero de los libros de Anne y quería contar cómo empezó todo. 

Creo que el sello de Romantic encaja porque hay mucho de romántico en su vida. No obstante, llevas razón en que hay mucho más que una historia de amor. Cuando comencé la historia fue el personaje, como suele suceder, quien cobró vida propia y tomó sus propias decisiones. Yo me limité a escribir para no contradecirla. Creo que le pasa a muchos escritores. De lo contrario, buscaré ayuda un día de estos (risas). 




He notado que los pasajes subidos de temperatura son escasos y aparecen, sobre todo, en las primeras partes del libro. Esto me hace preguntarme si los has incluido porque los sientes necesarios para el desarrollo de la trama o, simplemente, porque buscabas un toque más comercial.

Su vida, antes de salir del pueblo, es fundamental para entender los pasos que después dio Anne en Brooklyn. También se entiende mejor el cambio que da su carácter a raíz de lo ocurrido en el barco (no detallo para no hacer spoiler). ¿Cuántos errores hemos cometido antes de cumplir veinte años? Pues cada uno de esos errores te forjan como persona. He querido describir esos momentos de pasión para que se conozca y se entienda mejor lo que ocurre a continuación. 

Soy, como imagino que habrás observado al leer la novela, muy fan de las historias de espionaje. Pero siempre he tenido una espinita clavada con algunos grandes espías. Por ejemplo, ¿qué se sabe del famoso James Bond antes de ser espía? He querido llenar ese vacío al contar el origen de Anne Scott.


Es hora de meternos en harina. Hablemos de tu protagonista, Anne Scott (A. S.). Dices que su nombre es en honor a Santa Ana y a Brigitte Scott, su madre adoptiva. También haces un guiño al personaje de Anne en ‘Los Cinco’. ¿Qué fue lo que te llevó, en realidad, a bautizarla de ese modo?

Mis hermanos mayores habían leído la saga de Enid Blyton de 'Los Cinco' y encontré uno por casualidad. Ana era la más pequeña, asustadiza y torpe de todos, pero en sus aventuras iba adquiriendo más valor, aunque nunca como el del resto. Me leí toda la saga. Si ha habido alguna influencia, ha sido sin duda por ella. Al igual que la pequeña Ana, Anne evoluciona a lo largo de la historia. 

Lo del apellido fue porque me pareció que sonaba bien, sin más. Luego descubrí que hay una escritora francesa que se llama así y que es el nombre del personaje de Julia Roberts en la película 'Notting Hill'. Todo casualidad. 

Ahora, cuando busco Anne Scott en Google y el personaje aparece en las primeras posiciones, me siento orgulloso de ser el padre de la criatura.




Amanda Jones, Sarah Smith y Lorena Bianchi son las otras identidades que asume la súper espía Anne Scott en sus misiones. ¿Son fruto de la casualidad?

Lo cierto es que son nombres muy comunes. Lorena Bianchi lo elegí porque la historia llega en un momento determinado a la isla de Capri y elegí un nombre muy habitual en Italia. Pensé que lo mejor para sus identidades sería pasar desapercibida incluso en los nombres. La verdad es que no gasto mucho tiempo al elegir los nombres de los personajes. Dedico más tiempo a construir el personaje. Al final, el nombre es lo de menos.


¿Por qué elegiste Galena, la sede del condado de Jo Daviess en Illinois, como lugar natal para tu protagonista?

Galena fue todo un descubrimiento. Quería un lugar con encanto de la América profunda, un lugar pequeño, y necesitaba que tuviera un río navegable. El río Galena era perfecto al ser uno de los afluentes del Mississippi. Pero fue una fotografía de una calle de comercios lo que captó mi atención. Pude ver a Anne caminando por esa calle, entrando a trabajar en una de las cafeterías. 

Me fío bastante de mis primeras impresiones y la elegí. Galena está considerado uno de los lugares más bellos de todo EEUU y además he leído que hay fantasmas… lo tengo en mi lista de lugares que tengo que visitar ya mismo.


Cambiando de tema, A. S. es una gran lectora, como tú. No puedo evitar preguntarme si ese rasgo es autobiográfico y qué más hay en Anne Scott de JB. Love.

Hay algunos detalles de mi vida en Anne. Si ves la dedicatoria del libro, comprenderás a qué me refiero. Mis padres fallecieron y Anne Scott es abandonada al nacer, por lo que no conoció a sus padres. Yo tuve la suerte de conocer dos personas maravillosas pero muchísima gente no ha conocido a sus padres y quise meterme en el conflicto que supone una infancia en un orfanato. Para Anne, Brigitte fue su única familia cuando la adoptó. Por cierto, mi madre nació en 1930, el mismo año que Anne.

Al igual que ella, yo también me fui de la ciudad donde me crié y tuve que adaptarme a otro entorno lejos de la gente que conocía. Yo acabé volviendo a mi ciudad. Anne no creo que vuelva a Galena, aunque nunca se sabe.


Hablando de que a tu protagonista le apasiona la literatura… Sus orígenes me han recordado, en cierta medida, a los de Emma Bovary, pero esto solo es una conjetura de la que hace las preguntas. 

Querría saber si estoy en lo cierto y, por otra parte, conocer todas las influencias que han enriquecido tu historia.

Estás en lo cierto con Madame Bovary. Sin duda, matices de su vida se reflejan en la historia cuando Anne soñaba con una vida de lujo como la de los famosos, con un matrimonio idílico y con salir del pueblo que tantas amarguras le había causado en su infancia. También podría decirse que Bella, de 'La Bella y la Bestia', soñaba con esas historias perfectas de amor y también me la imaginé. Ya ves que soy fan de Disney.

Pero si me preguntas por influencias, reconozco principalmente dos: Arthur Conan Doyle con Sherlock Holmes me sedujo en mi infancia. Sus relatos y novelas me engancharon desde la primera página. Su forma de describir y de narrar los acontecimientos y el ritmo de sus páginas hacen que no me importe leer sus novelas repetidamente. De hecho, el título de la novela es mi pequeño homenaje a 'Las aventuras de Sherlock Holmes', uno de los libros de Conan Doyle. Sin embargo, a diferencia de él, no tengo intención de deshacerme de Anne Scott… Al menos, de momento.

También tuvo esta influencia otra de las escritoras que admiro: Agatha Christie. Mi padre leyó y guardó todas sus novelas y, por supuesto, yo pienso hacer lo mismo. Sus historias de Poirot son muy completas y no dejan ningún cabo suelto. Uno no se espera el final hasta casi la última página, por lo que te mantiene en vilo todo el tiempo y no eres capaz de dejar de leer. 


Acabamos de hablar de influencias literarias. Ahora, conversemos sobre musas, pues veo mucho de Marilyn Monroe en Anne Scott. ¿Ha sido la rubia eterna una de tus musas? ¿Quién más te ha inspirado para dar vida a tu protagonista?

Marilyn nació en 1926, cuatro años antes que Anne Scott, y por supuesto que hay paralelismos en su sensualidad y en que ambas se hicieron a sí mismas en una época de cambios tras la Segunda Guerra Mundial. Una lo hizo en el Actors Studio y otra en la academia de la CIA, pero lucharon por conseguir sus sueños.

Audrey Hepburn, también contemporánea de Anne, tuvo una infancia marcada por el abandono de su padre y por la barbarie nazi. Fue también una inspiración para mí.

Pero hay otra actriz que ha estado muy presente en la novela: Grace Kelly. En su película 'Atrapa a un ladrón', Grace muestra hacia Cary Grant la seducción que he querido plasmar en la misma Anne. Ya no es tanto por la historia que cuenta, sino por la fotografía en la Riviera Francesa. Ha estado muy presente en la parte en la que Anne conduce el Alfa Romeo Giuletta en la isla de Capri.


A. S. es una adolescente y, posteriormente, una joven adulta de su época. Anhela caprichos y atenciones e idolatra a celebrities como Lauren Bacall y Humphrey Bogart.

¿Te ha costado mucho empatizar con ella y adentrarte en su psicología? ¿Cómo ha sido el proceso de describir una experiencia sexual desde la mente del sexo opuesto?

La verdad es que yo también soy bastante caprichoso (risas). ¿Quién no ha soñado alguna vez con ser una celebrity? Yo quería ser Superman cuando era pequeño. En serio, no me ha costado mucho porque he tratado de describir a una chica normal en una época difícil. ¿Cómo sería la vida de una adolescente que crece en ese momento? Anne nació en la época de la Gran Depresión y era huérfana, por lo que no tenía nada, sólo lo que las monjas y luego Brigitte le facilitaron, que era bien poco. Era normal que una adolescente soñara con lo que no tenía. 

Si algo tenía claro cuando me puse a escribir es que sería la historia de una mujer. Aparte de Mata Hari, ¿cuántas otras espías conocemos? Muy pocas. El espionaje de ficción lo dominan los hombres y he querido cambiar ese asunto.

En cuanto a lo de ponerme en la piel de una mujer, ya lo había hecho anteriormente. Muchos de mis relatos eróticos o de terror tienen a mujeres como protagonistas, por lo que no me ha costado más que otras veces. De todas formas, tengo un truco que funciona muy bien para saber qué pasa por la mente de una mujer: escucharos.


Una vez más, tengo que felicitarte. ‘Las aventuras de Anne Scott’ recrea a la perfección las décadas de los cuarenta y los cincuenta. Tus descripciones han logrado trasladarme a aquellas cafeterías rockabilly en las que las camareras rodaban en patines con la bandeja y la cafetera entre las manos. Por eso, imagino que son producto de una previa y exhaustiva labor de documentación. 

No sabría darte el detalle de la cantidad de tiempo que invertí, pero casi tanto como escribir la novela. Ya no tanto por la ambientación, con la que estaba más familiarizado, sino por los acontecimientos y personajes reales que he tratado de encajar en la historia. El robo del edificio Brinks, por ejemplo, que cuento en uno de los capítulos, fue real, al igual que aparecen personajes reales como Otto von Bolschwing, Simon Wiesenthal o el propio Josef Mengele. 

Las descripciones que cuento de las localizaciones donde transcurre la historia están sometidas a rigurosa investigación de lugar y época, como lo que detallo en la isla de Capri, que es mi parte favorita, lo reconozco. 

Creo que escribir una novela de ficción o una novela histórica es algo complicado, pero mezclar ambas novelas en una entraña más dificultad, al menos desde mi punto de vista. Lo cierto es que he disfrutado mucho con cada detalle que incluyo en el libro, a pesar de que algunos me quitaron el sueño porque tiendo a meterme mucho en la historia. Hay episodios de la historia de la humanidad que ojalá que solo fueran ficción.




Llegados a este punto, solo me queda una pregunta sobre A. S. en el tintero. Precisamente, una pregunta que ya te han hecho muchas veces y que seguro ya te estás imaginando: ¿Para cuándo una segunda parte?

¿Qué te hace pensar que habrá una segunda parte? Es broma (risas). Tengo la sensación de que tenemos Anne para rato. La segunda parte está ya muy avanzada y, esto es una primicia para Aquí las normas las pongo yo, en la próxima aventura Anne se reencuentra con alguien de su pasado cuya identidad no puedo desvelar. 


No puedo cerrar esta entrevista sin preguntarte por los futuros proyectos que tienes en mente.

¿Ya no hay más preguntas? Se me ha pasado volando. Te agradezco, antes de responderte la pregunta, el tiempo que has dedicado a la novela y tu profesionalidad. También por darme la oportunidad de llegar desde tu web a más lectores.

Te cuento mis proyectos.

Al mismo tiempo que escribo la próxima novela de Anne Scott estoy corrigiendo la primera parte de una trilogía vampírica. Se trata de la primera novela que escribí pero que interrumpí para dar paso a Anne. La novela me ha llevado más de cinco años de investigación y trabajo, pero el resultado final os va a sorprender. 

También está por venir una colección de relatos de terror que, a fecha de hoy, supera mil páginas. Dos de ellos, que ya he sacado de la colección, se convertirán en novelas, ya que como relatos se quedaban muy cortos.

Y como proyecto ambicioso y ansioso de ver finalizado, una novela de corte romántico de dos personas destinadas a estar juntas, pero que encuentran obstáculos en el camino a lo largo de sus vidas.

¡Ah! Se me olvidaba. Un libro de cuentos y poemas infantiles, que mis sobrinos son muy exigentes.





Y así, con una foto para el recuerdo, termina nuestra reunión. Una entrevista que acabó convirtiéndose en una interesante charla sobre historia y literatura, sobre grandes musas de los años cincuenta, como Grace Kelly o Audrey Hepburn, y sobre grandes espías, como Mata Hari o la recién nacida Anne Scott.

Por supuesto, yo también le agradezco sus palabras y su tiempo y desde aquí le deseo mucha suerte en una carrera que no ha hecho más que despegar :)
Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: