Crítica de 'Lion' ('A Long Way Home', 2016) | El tierno corazón del león

Por



Hay que tener la fuerza de un león para buscar el camino a casa después de veinticinco años. Saroo (Dev Patel) es ese animal, un niño indio que se ve transportado a miles de kilómetros de distancia de su hogar, perdiéndose en la enorme ciudad de Calcuta, pasando por todo tipo de penalidades hasta que, finalmente, es adoptado por una familia australiana. 

Años más tarde, al ya adulto Saroo le sigue atormentando su pasado, la vida que dejó atrás, su hermana pequeña, su hermano y su madre. Así, su historia, basada en la novela autobiográfica 'Un largo camino a casa' de Saroo Brierley, representa el drama que constituye alejarse de tus propias raíces y tu identidad. 




La carga emocional y emotiva de esta cinta se transmite a través de la versión infantil del protagonista: el joven actor Sunny Pawar, con sus grandes ojos marrones, refleja la desesperación de alguien que se ve arrancado del hogar materno, la impotencia de no poder volver y la confusión por haber dejado su antigua vida atrás.

Destacan las escenas junto a su hermano ficticio, tiernas y conmovedoras hasta el punto de que el espectador, más que desear que se encuentre con la madre al final del film, espera que se encuentre primero con este.

Dev Patel como Saroo adulto no llega a ser tan convincente en su interpretación, pero igualmente realiza un trabajo más que notable en un género que no había tocado antes. 'Slumdog Millionaire' o 'El exótico Hotel Marigold' fueron películas caracterizadas por el optimismo, el colorido y la gran sonrisa de Patel. Sin embargo, en 'Lion', este ha cambiado de registro y ha mudado de expresión por un drama inspirado en hechos reales. 





Poco importa que la cinta dirigida por Garth Davis no haya ganado el Óscar a la mejor película o a ningún otro premio al que fuera nominada. Sin duda, es de esas historias que llegan al corazón, que trastocan tu mundo por unos minutos y que dejan entrever los preocupantes problemas sociales, como el contrabando de niños que viven en las calles de la India, la saturación de sus orfanatos y la pobreza extrema de un país enorme donde perderte y encontrarte, más que imposible, es un milagro.

Dice la ley de la selva que solo el más fuerte sobrevive. En este largometraje, Saroo demuestra no solo que es capaz de sobrevivir, sino que es el rey de la jungla.


Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: