CULTUREAD





Antonio Sicilia brilla con luz propia en Aula 2018

Por



La última edición de Aula, el Salón del Estudiante y la Oferta Educativa, acaba de cerrar sus puertas. Es el mayor Salón de la educación de España y tiene por objetivo atender las necesidades de orientación de los futuros alumnos, porque muchas carreras y opciones profesionales resultan bastante desconocidas. 

La escuela Artediez es una de esas opciones. Es pública y oferta estudios de diseño gráfico, industrial, interiores, fotografía, ilustración, grabado y, por supuesto, moda. Por eso, no quiso faltar a la cita con Aula 2018. 

El centro montó una pequeña exposición con creaciones de sus alumnos y contó con embajadores de lujo, empezando por Tránsito del Cerro, directora de Artediez; Gemma de Paz, subdirectora de Artediez y Antonio Sicilia, diseñador de moda consagrado y profesor de Estilismo de Indumentaria. 




Antonio Sicilia brilló con luz propia y llevó el lema de la institución, "Estudia diseño", a su máximo esplendor. Todo ocurrió durante la primera jornada de la feria, cuando sorprendió a los asistentes con un desfile/performance protagonizado por uno de los diseños de Duelo (Otoño-Invierno 2015/2016), la que fuera su primera colección. 

Gemma de Paz tomó el micrófono y anunció el inicio de la acción. Segundos después, comienzan a escucharse los latidos de un corazón roto, casi parado. Les acompaña el sonido de un monitor cardíaco que anuncia la crónica de una muerte anunciada. 

A lo lejos, aparece una mujer alta y morena, de tez blanca, labios oscuros y expresión cadavérica. Se trata de una enfermera pero recuerda a una novia. Va vestida de un blanco casi impoluto, tan solo roto por unas gotas de sangre sobre las costillas. 

Comienza a caminar con una expresión lánguida en el rostro. Se pasea por el circuito establecido ante los atónitos ojos de los asistentes, que no comprenden, hasta llegar a una plataforma giratoria negra y redonda. 

Se para y se recoge las faldas con la delicadeza propia de una madre que acuna a su bebé, centrando la atención en sus manos, ornamentadas por unos guantes que dejan leer el nombre de la colección: DUELO. Cada letra corona una falange.




Segundos después, la modelo sube a la plataforma y comienza a dar vueltas sobre sí misma, ofreciendo una visión de 360º de su indumentaria y mostrando cómo el vestido comienza a inyectarse en sangre hasta teñir por completo la espalda.

Cuando por fin el blanco se ha convertido en rojo, la maniquí se baja de la plataforma y recorre el mismo circuito hasta llegar al improvisado backstage.





ANTONIO SICILIA, MÁS QUE SATISFECHO CON LA PERFORMANCE

Tuve la oportunidad de entrevistar a Antonio Sicilia tras el espectáculo. Se muestra más que satisfecho con la performance:

“Con esta performance buscaba volver a la matriz de Duelo. Quería volver a enseñar este vestido, que fue lo primero que yo mostraba públicamente como diseñador. Ha sido la repetición de algo que ya había hecho, pero en otro espacio, en otro entorno”, confiesa.

Me explica que esta acción es una manera de llegar a sus alumnos y futuros alumnos, de engancharlos y conectar con ellos conjugando moda, arte y ciencia. En realidad me cuenta eso y muchas cosas más que no pretendo desvelar por el momento. Muy pronto, la entrevista al completo. 
Sale

No hay comentarios

Cuéntame tu opinión aquí: